La intervención de los padres puede reducir los síntomas autistas antes del primer año de vida del niño

Si bien el diagnóstico de autismo no se establece hasta que el niño ha cumplido la edad de 2 años y en ocasiones, hasta los 4, los padres pueden hacer mucho por ayudar a sus hijos antes de que cumplan su primer año de edad. De hecho, un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Manchester (Reino Unido) muestra cómo una ‘intervención formativa’ dirigida a los progenitores no solo minimiza la gravedad de los síntomas emergentes del trastorno cuando el bebé no ha alcanzado los 12 meses, sino que reduce la probabilidad de que desarrolle las dificultades características del autismo en los siguientes años de la infancia.

Origen: La intervención de los padres puede reducir los síntomas autistas antes del primer año de vida del niño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

70 − 62 =