Problemas del lenguaje en niños con TDAH

En un meta-análisis que se acaba de publicar en la revista Journal of Child Psychology and Psychiatry, Korrel y otros autores analizan los problemas de lenguaje que presentan los niños que han sido diagnosticados de TDAH.

El los años 80 del siglo anterior varios estudios ya mostraron que los niños con TDAH tenían un riesgo bastante superior de presentar en el curso del desarrollo trastornos del lenguaje. Otros estudios, ya entrado el siglo actual, también han mostrado las mismas conclusiones. Sin embargo, entre los investigadores y los teóricos no existe un acuerdo sobre la exactitud de dichas investigaciones, ni tampoco sobre su alcance. Por ello Korrel y colaboradores han decidido realizar un meta-análisis de las publicaciones realizadas sobre el tema desde el año 1980 hasta la actualidad. Con este análisis pretenden: definir los tipos de problemas en el lenguaje que presenta esta población, y compararlos con los niños que tienen un desarrollo normotípico.

En su análisis ellos han llegado a las siguientes conclusiones:

  1. Los niños con TDAH muestran en general unas funciones del lenguaje deterioradas en el ámbito expresivo, receptivo y pragmático.
  2. Estas funciones son de peor calidad que las de los niños control.
  3. Otras medidas ya más particulares y específicas que se puede ver en el análisis, aunque con resultados no tan evidentes, son que tienen problemas con la estructura y la forma del lenguaje, y también dificultades para narrar experiencias.

La conclusión que extraen de su investigación es que los problemas del lenguaje son bastante habituales en los niños con TDAH, y que éstos deben considerarse como un componente básico de este trastorno. Por ello deben ser evaluados en cualquier trabajo diagnóstico con estos sujetos y debería considerarse parte del protocolo.

En el artículo no se plantean cuál puede ser la etiología precisa de esos trastornos, pero si que se hacen preguntas al respecto. La más interesante tal vez sería si estos niños presentan estos problemas a causa de una afectación real de los componentes puramente lingüísticos, o si más bien tiene que ver con otros problemas en el desarrollo de estos sujetos que pueden afectar al uso de las funciones ejecutivas, en particular la atención y la memoria de trabajo, y por ello repercutir en su lenguaje. La respuesta a esta pregunta permitirá enfocar correctamente el tratamiento de estos niños. En el primer caso se debería incluir un tratamiento más orientado hacia la mejora de esas habilidades lingüísticas. Sin embargo, si se trata de un problema en las funciones ejecutivas, el tratamiento debería estar enfocado hacia la mejora de dichas habilidades.

Los autores animan a que la investigación se oriente precisamente en buscar una pregunta a dicha cuestión, y creen que lo interesante sería hacerlo indagando cuáles son los substratos neurobiológicos del problema. Puesto que si existe una afectación en las áreas de producción y expresión del lenguaje estas se observaran afectadas. En cambio, si estas están sanas entonces se deberá ver que sucede con las que tienen que ver con las funciones ejecutivas.

Mientras no esté clara esta cuestión aconsejan evaluar ambas áreas en la clínica para el diagnóstico, y también orientar el tratamiento hacia la mejora de ambas competencias.

Fuente original

Korrel, H., Mueller, K. L., Silk, T., Anderson, V., & Sciberras, E. (2017). Research Review: Language problems in children with Attention-Deficit Hyperactivity Disorder – a systematic meta-analytic review. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 58(6), 640–654. https://doi.org/10.1111/jcpp.12688

Programa para padres de niños con trastornos del desarrollo

Como profesional de la psicología, y como alguien que se dedica a los trastornos del desarrollo psicológico, a menudo pienso en la dificultad de los padres para hacer frente al nacimiento, el cuidado y la educación de un hijo con trastornos del desarrollo. No es nada fácil ser padre de un de un niño o niña con características que se van más allá del desarrollo habitual. Si ya es difícil educar a un hijo ordinario, sin trastornos, mucho más complejo es hacerlo con uno que padece alguna dificultad en su desarrollo.

Leyendo hoy un artículo publicado en la página web autismspeaks.org, que es una página especializada en autismo, he comprobado que esa preocupación no es original mía.En ese artículo se explica el programa que la organización World Health Organization Parent Skills Training ha puesto en marcha. El programa entrena a maestros, u otros profesionales, para que enseñen a los padres estrategias de afrontamiento en caso de que tengan un hijo con algún trastorno. Ellos facilitan estrategias científicamente probadas para que los padres puedan promover el desarrollo del niño reduciendo conductas disruptivas y anudándoles a optimizar su desarrollo.

En el artículo se comenta las dificultades que encuentran muchos de esos padres, empezando por el gasto económico y personal para que sus hijos sean diagnosticados y evaluados. Pero el diagnóstico no necesariamente les ayuda a conocer con precisión las características de sus hijos, ni del trastorno que tienen. No saben cómo van a evolucionar, ni qué estrategias usar para ayudarles a mejorar su desarrollo: su cognición, su lenguaje, su afectividad, su contacto social, etc. En resumen no saben cómo ayudar a su hijo. Los padres comentan “no sabemos cómo hacerlo, no tenemos habilidades, no tenemos apoyo”.

Las autoras del programa explican que esta situación es la habitual en los distintos países y culturas que han visitado. Por ello el programa de intervención y ayuda a los padres puede ayudarles a realizar correctamente esa tarea. El programa también está concebido para ayudar a otros profesionales, que no conozcan el tema, a tratar con esos niños. Los objetivos principales del programa es que los padres aprendan estrategias para mejorar la forma en que interactúan con sus hijos y para que pueden manejar las conductas disruptivas de estos con mayor facilidad. Principalmente los padres aprenden a mejorar las estrategias lingüísticas y comunicativas de sus hijos para que puedan funcionar mejor en los distintos contextos sociales en los que se mueven.

Las autoras del programa explican que el mismo es útil incluso para aquellos padres que llevan a reeducación a sus hijos, y a pesar de ello no alcanzan a conocer con detalle la manera en la que pueden mejorar su educación.

Los resultados del programa son muy favorables, al finalizar el mismo los padres afirman saber mucho mejor la forma en la que relacionarse con sus niños, y que pueden hacer ellos para educarlos en mejores condiciones. Por esta causa el nivel de ansiedad y de estrés de los propios progenitores disminuye de forma muy significativa.

Sería muy provechoso intentar poner en marcha aquí, en nuestro país programas similares.

———-

Fuente original:

Autism and Parent Skills Training: Helping families at home and abroad

Vivir en zonas rurales incrementa el riesgo de padecer algún trastorno del neurodesarollo

En una reciente investigación realizada en los Estados Unidos, Robinson, Holbrook, Bitsko, Hartwig, Kaminski, Reem, Peacock, Heggs i Boyle (2017) muestran que los niños que viven en zonas rurales tienen una probabilidad significativamente más alta que los de las zonas urbanas de padecer algún trastorno del neurodesarrollo.

En general 1 de cada 6 niños en las zonas urbanas, independientemente del tamaño, padecen un trastorno mental o del desarrollo. Los niños de estas zonas rurales suelen vivir en vecindarios con pocos recursos culturales y además pueden padecer más pobreza y situaciones familiares adversas, tales como bajo nivel educativo de los padres o pobre salud mental de los mismos.

El aislamiento que se da en zonas rurales pequeñas y alejadas pueden producir un efecto importante que afecta al desarrollo de los niños. Vivir por debajo del sueldo mínimo interprofesional también es un factor de riesgo en este caso. Sin embargo, los autores destacan el hecho de que a veces el aislamiento produce el efecto contrario, pues las pequeñas sociedades se organizar mejor para poder dar apoyo a los sujetos con trastornos del desarrollo que habitan en ellas.

Los datos hallados en este trabajo muestran la importancia del ambiente sobre el neurodesarrolo, demostrando de nuevo que lo biológico es fuertemente influido por el aprendizaje que se produce en el contexto y por la forma en la que éste puede enriquecer o empobrecer la forma en la que se expresan los genes.

Referencia:

Robinson, L. R., Holbrook, J. R., Bitsko, R. H., Hartwig, S. A., Kaminski, J. W., Ghandour, R. M., … Boyle, C. A. (2017). Differences in Health Care, Family, and Community Factors Associated with Mental, Behavioral, and Developmental Disorders Among Children Aged 2–8 Years in Rural and Urban Areas — United States, 2011–2012. MMWR. Surveillance Summaries, 66(8), 1–11. https://doi.org/10.15585/mmwr.ss6608a1

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save